domingo, 4 de diciembre de 2016

REDENTORES Y CINCINATO * Wenceslao Vargas Márquez


REDENTORES Y CINCINATO
Wenceslao Vargas Márquez


México aspira a un estado de derecho. La ciudadanía aspira al eterno ideal de la justicia para todos. Hace un año recordábamos a Morelos en el bicentenario de su muerte y repasamos que sus ideales siguen vigentes.


La democracia en Occidente (más sus cualidades, más sus defectos) es hija de Grecia (que nos dio la filosofía y la razón) y Roma (que nos dio la administración y la política) en un sustrato judeocristiano que le dio rumbo y sentido. Occidente y sus valores democráticos han decaído mientras la sociedad se harta. El reflejo de este hartazgo son los ascensos de Donald Trump o Miguel Ángel Yunes Linares o López Obrador (quien hace propuestas políticas con frecuencia caóticas y pretende ser el monopolizador de la justicia). Son casos (y hay más) donde la sociedad no busca un gobernante sino un redentor ante el agravio y la impunidad, fijándose o no si los redentores pertenecen al mismo grupo que se repudia.


Una encuesta reciente levantada en noviembre de 2016 por el diario Reforma y publicada el 4 de diciembre pone a López Obrador por encima de cualquier opositor. Lo que la sociedad desea es justicia. Un maldito de nuestra historia, el emperador Maximiliano de Habsburgo, tenía como divisa de su gobierno: Equidad en la justicia. Ya quisiéramos desde aquí que algún partido político (cualquiera) hiciera suyo ese lema un sexenio de estos pero, lástima, están cortados con la misma tijera.


Trump recibió la presidencia y la mayoría en sus dos cámaras legislativas. Fue electo democráticamente. Es frecuente compararlo con Hitler que también fue electo democráticamente sobre las ruinas de la república de Weimar (1919-1933) y sobre las ruinas de una Alemania humillada por el tratado de Versalles que cerró la primera Guerra Mundial. Alemania, en 1933, no quería un gobernante sino un redentor y lo encontró en Hitler hasta volverlo un monstruo sin contrapesos. Pude conseguir un ejemplar de ‘Mi Lucha’ en 1977 en una edición fechada en la Ciudad de México en 1975, bajo Ramírez Editores. Reviso algunos párrafos para reencontrar las analogías.


Como se sabe, ‘Mi Lucha’ está fechada por Hitler en octubre de 1924, mismas fechas en las que Plutarco Elías Calles hacía una gira por Alemania después de haber ganado las elecciones mexicanas (gracias a Obregón, su duunviro desde los tiempos de Agua Prieta) para tomar posesión el primero de diciembre de ese año. Falta explorar cuánto de la experiencia que le significó a Calles ese viaje fue utilizada para fundar al abuelo del PRI en 1929, partido político que crearía en el presidente de la república la figura de dictador romano desechable cada seis años (inicialmente eran cuatro).      


Cuando Roma (dirigida por un duunvirato armado sobre dos cónsules) estaba en peligro, nombraba a un funcionario público llamado ‘dictador’ para salvarse ese peligro, y luego de seis meses ese dictador terminaba su encargo y volvía el duunvirato a su trabajo ordinario de dirigir al Estado en condiciones de normalidad. El dictador era un funcionario temporal de excepción. Un caso histórico, un caso de antonomasia fue Cincinato, cinco siglos antes de Cristo, dos veces dictador, dos veces volvió a su casa después de cumplir su encargo y sin haber robado ni un peso del erario.


México no ha tenido Cincinatos en su historia. Acaso uno, acaso el único, fue el presidente Juan Álvarez (1855) que dirigió la revolución final contra Santa Anna (hasta verlo caer en desgracia) y prácticamente de inmediato se fue a su casa dejándole el cargo a Comonfort y a la brillante generación de la reforma. Juárez no supo ser un Cincinato ni en1867 ni en 1871 que fueron sus dos enormes oportunidades. Juárez nunca pudo ser sino un dictador, en el sentido romano, para enfrentar la guerra de reforma y la intervención francesa.


En Occidente no buscamos dirigentes sino redentores en la figura de dictadores providenciales temporales a causa de tantos atropellos a la justicia y al estado de bienestar. Occidente decae, y México decae con Occidente en los temas que Morelos y el Habsburgo pusieron sobre la mesa: la equidad y la justicia. Gracias a Borges llegué, hace algunos años, a Oswald Spengler y a su voluminoso texto ‘La decadencia de occidente’ (Der Untergang des Abendlandes) en dos volúmenes. Fue publicada en 1923. Mi ejemplar es electrónico con traducción del alemán de un genio de la filosofía latinoamericana como lo fue el maestro Manuel García Morente (firmado Manuel G. Morente) de Espasa-Calpe, publicado en Madrid en 1966. Spengler, en 1923, vaticinaba lo de hoy: la decadencia del hemisferio.


¿Por qué México no puede vivir en un estado de derecho que haga a todos iguales ante la ley? ¿Por qué un político puede infringir la ley y no ser castigado? ¿Por qué el más viable candidato a la presidencia 2018 ofrece desde ahora amnistía a la mafia del poder y a los delincuentes del cuello blanco? El gobernador Yunes Linares recibe en sus manos a Veracruz y a su tormenta financiera perfecta y ya empezaron los pactos y la amnistía. Ya empezó también la sugerencia para limitar o eliminar las manifestaciones o las protestas. Por la prensa se sabe de un pacto y una amnistía para un diputado federal a cambio de dos aeronaves. Yo he buscado a alguna autoridad educativa que me exima de la evaluación docente del INEE por estar mal diseñada, o que no me cesen si no asisto a evaluarme y ninguna autoridad quiere (me lo explican con rayitas, manzanas y un cariñoso y amistoso zape) porque se viola la ley.

Si uno le da un vistazo a los diez tomos de ‘México a través de los siglos’ o a los diez tomos de la ‘Historia Universal’ de Jacques Pirenne (Grolier-Jackson), logra penetrar en el esquema de que todos los gobernantes de mano dura proceden igual: limitan las libertades públicas bajo cualquier justificación. Ojalá no sea el caso de Veracruz. La sociedad veracruzana, harta de peculado, saqueo, impunidad y fosas clandestinas, dio el viraje y tiene un nuevo gobernante a quien se le encarga limpiar los establos de Augías. De una manera extraña (pero comprensible) la sociedad veracruzana no ha buscado a alguien que gobierne sino a alguien que redima, no ha buscado un gobernante sino un redentor y seguramente así ocurrirá en 2018 contra todo tipo de lógica y ortodoxia política.

Después de que llegan al poder que buscan, a los electores veracruzanos no nos queda más que ejercer sobre ellos una severa vigilancia para que se cumplan las exigencias de la sociedad y aplaudir si una vez que han cumplido cabalmente con su deber se convierten en un nuevo y agreste Cincinato.         

@WenceslaoXalapa







lunes, 28 de noviembre de 2016

MORENA Y SU PROPUESTA EDUCATIVA * Wenceslao Vargas Márquez


MORENA Y SU PROPUESTA EDUCATIVA

Wenceslao Vargas Márquez


El 20 de noviembre reciente (el día en que se recuerda a la fallecida revolución mexicana) el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) delineó una actualización de un posible plan de trabajo en el caso de ganar las elecciones presidenciales de 2018. Trataremos en estas líneas de recuperar los pocos párrafos (de un total de 50) que se ocupan en el documento del tema educativo. 


Entiendo que la primera declaración de fe de Morena (en el primer párrafo) tiene todo el sentido de lo que realmente ocurre: México está efectivamente secuestrado por una minoría. Cierto. El punto es cómo desatar el nudo de ese secuestro. Cuando en 1821 Iturbide y O’Donojú se reunieron para plantear los Tratados de Córdoba, Iturbide dijo al español que debían buscar cómo desatar el nudo sin romperlo. La frase significaba que no romper con el pasado era el precio que se había de pagar para que Iturbide construyera su imperio. Hoy, dos siglos después, Amlo debe hacer clara su postura: desatar el nudo o romperlo. Ha ofrecido un nuevo régimen. Debe puntualizar a qué se refiere exactamente con esa frase para no generar expectativas falsas.    


Hemos revisados con acuciosidad los 50 párrafos, varios son imprecisos  en la puntualización de los medios para lograr el objetivo que se propone.  Dice Amlo que, a título personal, se inclina por revertir las reformas estructurales lanzadas por el Pacto por México pero que esto no se hará sino mediante una consulta. No dice bajo qué condiciones el resultado será vinculante ni cómo será la consulta ni quien interpretará su resultado. Entre paréntesis menciona la reforma educativa. Dice en el texto número 11 que no habrá impunidad; la palabra ‘amnistía’, que tantos dolores de cabeza le causó pronunciarla a mediados de agosto en favor de la mafia en el poder y los delincuentes de cuello blanco ya no aparece ni una sola vez en el texto publicado ahora. ¿Olvido o corrección?


La nota 38 aterriza temas educativos y salariales pero domina en el texto la imprecisión. Dice: “Se mejorará el salario por principio de justicia y para fomentar el consumo y el mercado interno. Considero que es económica, social y moralmente imprescindible aumentar el devaluado salario mínimo y estoy seguro que lograremos el consenso entre la representación obrera y empresarial del país. Pero, convencimiento y negociación aparte, sostengo que es posible, desde ahora, hacer el compromiso de que a principios del 2019 mejorarán los sueldos de los trabajadores al servicio del Estado. Estos aumentos incluirán a maestros, enfermeras, médicos, policías, soldados y otros servidores públicos. Adicionalmente, es factible agregar al salario de los trabajadores del gobierno federal, cuando menos otros tres puntos, si prestaciones, como vales de fin de año, de alimentación, vestuario y otras se entregan en dinero y no en especie”. ¿Lo sueldos mejorarán cómo? ¿Con respecto a qué, respecto a la inflación? Los aumentos que habrá incluirán a maestros. ¿Habrá aumento salarial en 2019? Pero todos los años ha habido. ¿Qué quiere decir exactamente?


Por el punto 39 los jóvenes mexicanos (2 millones 600 mil) tendrán derecho al estudio y al trabajo y a beca. Derecho tienen desde ahora pero nada pasa. Por los puntos 43, 44 y 45 “emprenderemos un amplio programa de alimentación en las escuelas, (además de salones de clases, las aulas serán comedores); habrá becas y se hará entrega gratuita de útiles y uniformes escolares. 44.-           Todos los estudiantes de nivel medio superior contarán con una beca mensual equivalente a medio salario mínimo. 45.- Ningún joven será rechazado al ingresar en escuelas preparatorias y universidades públicas, es decir, habrá 100% de inscripción. Dejarán de ser obligatorios los exámenes de admisión que sólo han servido para justificar la política  neoliberal privatizadora que excluye a los jóvenes pobres y que ha convertido a la educación en un privilegio, cuando es un entrañable derecho”.


Ya no habrá examen de admisión obligatorio. ¿Significa que los habrá optativos? ¿O que no los habrá bajo ninguna circunstancia? ¿Habrá 100 por ciento de inscripción? Necesitaremos personal, salarios, edificios. ¿Se puede todo realmente?   Sentimos que López Obrador es el hombre que capitaliza el sentimiento de frustración frente a una clase política que categóricamente no quiere rehacerse, reinventarse, en un marco de honestidad. Si el principal problema de México es la corrupción y la impunidad, Amlo se presenta como la opción distinta y ha sido exitoso en ello. Le hace falta precisar sus ofertas y mantenerse lejos de lo que sus críticos le señalan: la demagogia.


Amlo está consciente de esto y en el punto 18 de su temario lo reconoce claramente: “En el terreno de lo programático, actuaremos con el mayor realismo político. Nada de ocurrencias o engaños; habrá claridad de propósitos, estrategias bien definidas, prioridades y metas de corto, mediano y largo plazo. Un gobierno debe convocar a la esperanza, pero sin caer en falsas promesas, porque perdería autoridad moral y terminaría enredado en su propia demagogia”. No puntualiza tampoco cuántos y cuáles de estos 50 compromisos le competen al ejecutivo que estaría a su cargo y cuáles le corresponderán al legislativo si Morena tiene mayoría o si no la llegara a tener en 2018-2021.


Amlo no ha tomado posición precisa y puntual respecto de la reforma educativa. El 14 de julio dijo en la Ciudad de México que la apoya (bit.ly/2gtBHXY). El 20 de noviembre dijo que prefiere una consulta. El 24 de noviembre (Apro) en Jalisco dijo que la rechaza. ¿Doble juego? Asistí a mi segunda evaluación docente (si no voy me cesan según la ley) y me encontré en la esquina de Rébsamen e Hidalgo con un bloqueo encabezado por un diputado local. ¿Cómo se explica que las entradas de Alvarado y Basurto en sus esquinas con Hidalgo estuvieran despejadas? ¿Era un bloqueo para la foto? Entré por Alvarado sin problemas ni manifestantes que impidieran el paso. Cuando ingresé al gimnasio había unas 300 personas ya instaladas para la evaluación. ¿Doble juego cerrar una calle y dejar abiertas otras? Quizá sí, de parte de los agentes políticos que aprobaron un exhorto en el congreso local para cancelar la evaluación y no lo hicieron valer o que crean sindicatos que lo primero que declaran es que apoyan la reforma educativa y la evaluación.


Morena y Amlo quizá deban ser más cuidadosos en sus ofertas y precisar su postura en torno al nudo de la reforma educativa. Representarán en 2018 (muy probablemente) la opción que hace falta ensayar una vez que el PRI ha tenido varias oportunidades, el PAN desaprovechó dos y el PRD se deshizo. Algo debe dejar claro el líder nacional y seguro candidato presidencial López Obrador a sus probables electores además de las puntualizaciones en la agenda educativa: de qué habla cuando ofrece un cambio de régimen donde habrá felicidad terrenal para todos.

Es decir, si está decidido a definitivamente romper el nudo del secuestro nacional que denuncia o si, con discurso contradictorio o impreciso, está decidido sólo a –parsimoniosamente- desatarlo para pactar con el pasado un precio para constituir su presidencia.

 @WenceslaoXalapa




domingo, 20 de noviembre de 2016

EVALUACIÓN DOCENTE Y CLEPTOCRACIA * Wenceslao Vargas Márquez


EVALUACIÓN DOCENTE Y CLEPTOCRACIA

Wenceslao Vargas Márquez


A pesar del exhorto del congreso veracruzano de que no se efectúe (votación de 45 a cero) transcurre la segunda evaluación docente para la permanencia o no de los docentes en su empleo. Quien no la acredite por tercera vez se va de su salón de clases si es personal antiguo, o resulta cesado si es personal nuevo. Quien no la presente resulta cesado en cualquier circunstancia. Por eso desde varios espacios magisteriales se ha insistido en calificarla de ‘punitiva’.


Por una falta administrativa menor (no presentarse a una evaluación) un docente resulta separado de su empleo de diez mil o quince mil pesos mensuales y su familia va a la desgracia. Por otro lado un alto funcionario puede saquear a placer el erario llevándose a sus cuentas miles o decenas de miles de millones de pesos y resulta impune con las leyes que entre ellos redactan, enredadas para que resulten inaplicables o aplicables a largo plazo y por excepción. No hay comparación entre la infracción y la sanción de unos y otros; no hay comparación entre la falta de evaluación docente y su sanción y entre la cleptocracia y su castigo. Dice el diccionario que cleptocracia es un “sistema de gobierno en el que prima el interés por el enriquecimiento propio a costa de los bienes públicos”.


Visto desde ese ángulo, la evaluación docente resulta fallida, además porque no evalúa lo que es realmente importante: no se evalúa el desempeño del docente a lo largo del año mediante el informe directivo de responsabilidades profesionales (asistencia, puntualidad, 200 días, vinculación social, atención a padres, asesorías) y no se revisa tampoco su trabajo observando en el aula. Evaluación de contentillo, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) se ha contentado con tres instrumentos:


1) Que el docente suba a una plataforma en la red unas tareas de cuatro alumnos. Eso lo puede hacer en su casa y por eso increíblemente dice el INEE que ahora la evaluación se halla contextualizada (la ley obliga a que la evaluación docente sea contextual, que tomo en cuenta las variables socioeconómicas del entorno del profesor).


2) Que el docente presente un examen de conocimientos aunque no tenga éxito en transmitir esos conocimientos a sus alumnos. El docente puede obtener diez de calificación en su examen frente a una máquina en línea (sabe mucho de Química o Matemáticas o Biología) pero nada garantiza que sea exitoso en transmitir esos conocimientos a sus alumnos. Eso al INEE increíblemente no le importa.  


3) Que el docente redacte un plan de clase independientemente de que lo aplique o no en la realidad de su salón. El docente debe consignar por escrito que si el alumno está inquieto o agresivo y su conducta no mejora lo turnará a asesorías o al sicólogo aunque en realidad lo expulse del aula sin contemplaciones pues en la escuela no hay sicólogo (ni el docente tiene humor para 'niñerías'). Eso al INEE increíblemente no le importa. El docente debe anotar en su escrito que si halla consumo de estupefacientes en un alumno lo turnará a terapias intensivas de apoyo en el DIF aunque en la realidad el docente se encoja de hombros y haga absolutamente nada porque el chamaco "ni es de su familia". Al INEE no le interesa lo que el docente evaluado realmente hace (no le importa su desempeño) sino que le interesa lo que el docente debe hacer (al INEE le interesa el conocimiento del docente independientemente de que lo aplique o no).


Los ejemplos abundan. Si el docente anota que el alumno debe ir bañado a la escuela todos los días el INEE amenaza (para este caso y para todos) que hay que citar bibliografía pertinente (formato APA) o se considerará plagio. No puedo decir que el baño diario lo recomienda la higiene, el sentido común o la abuela. La evaluación docente no está diseñada para escuchar atentamente la inquietud del docente. Es al revés: la evaluación docente está diseñada para que el docente repita (mediante vigorosos actos de tautología mental y onanismo físico) lo que el INEE quiere escuchar. La reforma no nos ha colocado en la tesitura de que nos evalúen para mejorar: estudiamos para ‘pasar’ vía opción multiple, y punto. No hay más.

Esta es la triste realidad de la evaluación docente que se adereza con imágenes goebbelianas de la secretaria Osorio recorriendo desde lo alto el gimnasio Omega, imágenes que recuerdan los campos de concentración de memoria infausta. Las imágenes fotográficas xalapeñas (tomadas de arriba-abajo, que se difunden para efectos de propaganda) son dignas de análisis en frescos cubículos de siquiatría.


¿Qué pretende la reforma educativa? Mejorar la educación pública mexicana, según. ¿Para cuándo? El más reciente plazo puesto sobre la mesa fue el de la OCDE. Gabriela Ramos, directora de Gabinete, dijo hace pocas horas que el reflejo se verá 15 años después que egresen quienes están hoy en la primaria. Si tomamos a los de primer año los resultados se notarán en 21 años. Otros agentes han hablado de 20 o 30 o más años. Ángel Gurría (OCDE) dijo en junio que “países como Suecia, Finlandia, Canadá, Estados Unidos u otros países tienen 40, 50, 60, años de estar haciendo evaluaciones permanentemente para poder dar los puestos a los maestros”. Si esto es así y la visión de la reforma es de muy largo plazo ¿por qué no se modifica la ley y se declara voluntaria la evaluación para hacer una mejora con voluntarios y pruebas que incluyan el informe profesional del ciclo escolar y la observación en el aula?


La llamada clase política y sus partidos se niegan a lo sensato. Se niegan porque (Orfis y ASF estériles) claman por evaluación para otros pero no para sí mismos. Por la mañana firman ante su notario de confianza su nueva propiedad en Miami o su nueva empresa fantasma o su nueva chequera para gastar lo que han desviado del presupuesto destinado a hospitales, escuelas o jubilados; por la noche firman –con el mismo lapicero, con la misma pluma fuente- el cese del docente que no se evaluó o firman la expulsión de su salón o firman su cambio de adscripción. Es la pluma cleptócrata multiusos. Desde la perspectiva de este análisis afirmamos que tal a como está diseñada e instrumentada, la evaluación docente y sus consecuencias comportan actualmente una inmoralidad y su aplicación un agravio. Repetimos: por supuesto que evaluación sí, pero no así.

El autor de estos párrafos llama a la diputada federal por Coatepec Noemí Guzmán, al diputado Roberto Arenas de la Comisión de Educación del Congreso de Veracruz, a los diputados locales Zenyazen Escobar y Cinthya Lobato, a la diputada federal Hortensia Aragón de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados y al senador Romero Hicks de la de Senadores, llama a los senadores veracruzanos José Yunes, Fernando Yunes y Héctor Yunes, llama al ombudsman González Pérez de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y al gobernador  electo Yunes Linares para vigilar que no se ejerzan represalias contra la libertad de expresión y contra el autor de estos renglones a como se ha intentado recurrentemente en los últimos meses por diversas vías.


No nos van a silenciar.

       @WenceslaoXalapa


      

         

domingo, 13 de noviembre de 2016

LA EVALUACIÓN, LA SIMULACIÓN y LA PESTE * Wenceslao Vargas Márquez


LA EVALUACIÓN, LA SIMULACIÓN y LA PESTE

Wenceslao Vargas Márquez

En septiembre un diario de derechas escribió lo siguiente a propósito de la decisión de las autoridades nacionales de declarar como voluntaria a la evaluación docente 2016 para efectos de permanecer en el servicio (voluntaria, porque las autoridades reconocen que está mal hecha y peor instrumentada). Dijo ese diario: “Los vándalos de la CNTE siguen siendo privilegiados. Hay radicales de la Coordinadora con los que no se puede hablar, advirtió la misma Sylvia Schmelkes, consejera presidenta del INEE. ¿Y entonces? ¿Por qué aligerar la presión? La CNTE le huye a la evaluación como a la peste, por algo será” (Frentes políticos, 24-IX-2016).

En noviembre un diario nacional anotó que docentes convocados a evaluarse en el año en curso 2016 han calificado a la evaluación docente como una simulación. Dijo ese diario: “José Gallo, profesor de primaria con 33 años de servicio, afirmó que indiscutiblemente (la evaluación docentes) es una situación de simulación. En muchos casos estamos muy molestos, y no nos negamos a la evaluación, pero desafortunadamente las formas, la logística, la falta de información y el completo desconocimiento de lo que pasa en el aula hacen de estos procesos algo tortuoso e inútil” (La Jornada Maya, nota de Poy Solano, 6-XI-2016).

Estas son -en resumen- las dos visiones que polarizan la discusión. ¿Qué es la evaluación docente? ¿Peste o simulación? Adjetivos (des)calificativos aparte pongamos (tratemos de poner) por enésima vez los hechos desnudos sobre la mesa.

La reforma educativa procura (según) mejorar la educación mexicana. La mejor estrella (con frecuencia la única estrella) del solemne espectáculo es la evaluación docente. La evaluación docente nació para arreglar lo peor que hay en el sistema que somos los docentes, culpables por decreto de todos los males de la educación pública mexicana. Este discurso absolutamente ofensivo nació y se desarrolló en 2012 a la par que las campañas presidenciales rumbo al sexenio federal 2012-18 que ya casi acaba. Punta de lanza durante esos meses fue el oprobioso De Panzazo, impulsado por una asociación civil (Mexicanos Primero) y por una televisora que si algo le importa poco es precisamente la educación mexicana (basta ver su programación y su visión editorial). Lo que la escuela pública construye en el día la piqueta de la estulticia televisada lo destruye en la noche.

Sin que seamos especialistas en pedagogía o didáctica el lector seguramente coincidirá con el autor de estos párrafos que una evaluación docente adecuada deberá descansar principalmente en dos áreas, dos métodos, dos instrumentos, dos procedimientos, dos caminos, dos lupas. ¿Cómo insistir en ello? Las dos lupas deben ser: 1) la revisión del día a día del docente y su cumplimiento a lo largo del año. 2) la observación del docente en el aula para saber cómo desarrolla in situ una o varias sesiones.

¿No es lo correcto examinar el desempeño del docente a lo largo del ciclo escolar y visitar su salón? Pues la respuesta es que a pesar de ello, estas dos lupas son precisamente las que la evaluación docente no contempla. La evaluación docente desechó la cualificación del desempeño del docente a lo largo del ciclo (se llama Informe de Responsabilidades Profesionales), a través del Diario Oficial de la Federación. Ese DOF (13-XI-2015) dice: “Informe de cumplimiento de responsabilidades profesionales. Este instrumento, conformado fundamentalmente por escalas tipo Likert, identifica el grado de cumplimiento de las responsabilidades profesionales del docente que son inherentes a su profesión, su participación en el funcionamiento de la escuela, en órganos colegiados y su vinculación con los padres de familia y con la comunidad escolar, considerando la importancia de la Normalidad Mínima de Operación Escolar.”

Poco más adelante dice el DOF: “El Informe de cumplimiento de responsabilidades profesionales tiene por función contar con información sobre el cumplimiento del docente en sus funciones y es proporcionado por el directivo escolar que corresponda. Para fines de la calificación global, este instrumento no será considerado por lo que la información que aporte el directivo escolar será utilizada sólo para efectos de diagnóstico y se dará retroalimentación al docente en el informe individual de resultados de la evaluación, sin afectar su calificación. En el caso de que el docente no tenga el informe, debido a que es responsabilidad de un tercero, sólo se indicará que no se cuenta con la información. La retroalimentación que recibirá el docente atenderá a los siguientes rubros, según el resultado del análisis del instrumento, a partir de la información disponible: planeación didáctica; atención a alumnos; promoción de ambientes favorables para la sana convivencia; colaboración en la escuela e integración con sus pares; vinculación con padres de familia y normalidad mínima”. Note el lector cómo la parte más importante del desempeño de un docente no se tomó en cuenta para la evaluación docente 2015.

¿Ya para la evaluación 2016? Tampoco. El DOF (20-X-2016) dice que este año (año de evaluación voluntaria) tampoco será tomado en cuenta el instrumento. ¿Y la observación del desempeño del docente en el aula? Esa no se hace porque es muy cara y no hay dinero ni logística (Sylvia Schmelkes, La Jornada, 17-VII-2016). ¿Con qué se queda entonces la evaluación docente a la que supuestamente la CNTE le huye como a la peste? Se queda con que el docente redacte contra reloj documentos no vinculantes con su realidad: se le pide que suba evidencias de los trabajos de sus alumnos a una plataforma que con frecuencia falla; se le pide que redacte un plan clase aunque ese plan no se refleje en la realidad de la clase y del alumno; se le aplica un examen de conocimientos (en el caso del docente de matemáticas se busca que ‘apruebe’ que conoce logaritmos o trayectorias de parábolas o derivadas implícitas o integrales numéricas pero nada garantiza que pueda transferir ese conocimiento al alumno). En resumen se evalúan ‘conocimientos’ pero no ‘desempeño’, algo que es grave cuando se trata oficialmente de evaluar desempeños para efecto de mantenernos como docentes en el salón de clases. Que el lector diga entonces si la evaluación docente es o no simulación. Evaluación sí, pero no así.

No milito ni he militado en la CNTE pero quienes hemos tenido una visión crítica de estos temas nos exponemos a represalias de la autoridad. Como autor de estos párrafos llamo al diputado Roberto Arenas de la Comisión de Educación del Congreso de Veracruz, a la diputada federal por Coatepec Noemí Guzmán, a la diputada federal Hortensia Aragón de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados y al senador Romero Hicks de la de Senadores, llamo a los senadores veracruzanos José Yunes, Fernando Yunes y Héctor Yunes, llamo al ombudsman Luis Raúl González Pérez de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y llamo al gobernador electo de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares para vigilar que la Secretaría de Educación Pública (SEP) no ejerza represalias contra la libertad de expresión y contra el autor de estos renglones en sus derechos humanos a como se ha intentado recurrentemente en los últimos meses por diversas vías.

No nos van a silenciar ni con amenazas verbales ni con amenazas escritas.

@WenceslaoXalapa


 

domingo, 6 de noviembre de 2016

EDUCACIÓN Y LECTURA TRANSVERSAL * Wenceslao Vargas Márquez


EDUCACIÓN Y LECTURA TRANSVERSAL

Wenceslao Vargas Márquez

Asistimos al colapso del Estado en cuanto a corrupción y a impunidad. En todos los partidos y en todos los niveles de gobierno hay ejemplos de la rapacidad en el servicio público. No tienen llenadera, dice un aspirante presidencial que va por su tercera oportunidad de alcanzar la presidencia de la república. El estado de Veracruz es el lamentable ejemplo del desastre en la administración de lo público. Desastre administrativo y económico en manos del partido (PRI) que gobernó durante décadas y que es relevado por la mezcla extraña de PRD más PAN.


Dice la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que el saqueo económico de Veracruz es el más grande desde que se lleva el conteo oficial de los desvíos: 35 mil millones de pesos y 54 denuncias penales (de 700 que la ASF ha presentado a la PGR por saqueos). Todo en la impunidad porque las leyes son redactadas a modo por quienes las sufrirán si delinquen. Por eso están enredadas y permiten evasivas legales para no ser imputado sino por excepción, excepción generalmente política, como en el caso de Javier Duarte por perder su elección local y por dañar al partido en el poder para lo que venga en el 2018. La cifra de 35 mil mdp es sólo de recursos federales. Falta sumar las cifras estatales hasta ahora imprecisas.


Una agencia noticiosa (Apro, 24-X-2016)) explica que “el presunto daño patrimonial durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa asciende a 180 mil 888 millones 402 mil 510 pesos, según un diagnóstico de la Comisión de Hacienda del Congreso local”. 180 mil mdp es el doble del presupuesto anual o dicho de otra forma se perdieron dos años presupuestales de seis, de a 90 mil mdp por año. De las cifras estatales el gobierno veracruzano  de Duarte no tuvo 100 o 200 millones de pesos para pagar a los trabajadores del nivel medio superior y superior federal (CBTis, Tecnológicos) los bonos comprometidos correspondientes a los años 2014, 2015 y 2016. Se fue y no pagó.  


Esto es el PRI de Roberto Borge y César Duarte. ¿De dónde obtiene dinero Moreno Valle (PAN-Puebla) para hacer los promocionales espectaculares con los que busca la presidencia de la república y que hay en zonas urbanas y carreteras del país?  Nadie sabe, nadie quiere saber porque nadie puede lanzar la primera piedra, dijo el presidente Peña al referirse a la corrupción. El Partido Nueva Alianza tiene sus entredichos en la figura de su único diputado local uninominal veracruzano, más uno federal que debió pedir licencia al cargo el 26 de agosto por acusaciones similares a las de Duarte o Padrés.


El líder nacional del PAN, Anaya, recientemente ha entrado al vórtice del escándalo por lo mismo: riqueza que no alcanza a explicar y propiedades y vivienda en el extranjero más viajes semanales a Atlanta en los Estados Unidos que, presupuestados, no coinciden con su ya pública declaración 3de3. Su choque ha sido frontal con un columnista que ha sido particularmente incisivo con el caso (R.A., Itinerario Político). Dice el columnista que Anaya ha gastado unos seis millones de pesos sólo en 34 meses de viajes más el tiempo usado en el viaje (cuatro horas) más los tiempos muertos en las salas de espera de vuelos internacionales (tres horas). ¿Cómo le hace si su 3de3 es menor? ¿A qué horas atiende al PAN? Una panista, Concepción Ramírez, se dice desilusionada por haber constatado que  había en el PAN un faltante de 20 millones de pesos e imputa a Anaya por ello.  


Como no le toca repartir a él, Ernesto Cordero (PAN) denunció en la última semana de octubre que los diputados federales acordaron repartirse entre ellos uno total de $33 mil millones de pesos a fondo perdido. Le llaman “bolsa adicional” para todos los partidos políticos y sirve para lo que él mismo Cordero y otros llaman “moches”. ¿Morena y el PRD son sustancialmente distintos? Del presidente nacional de Morena está el entredicho de sus ingresos y su modo de vida. Del vocero nacional de Morena se ha hablado de que recientemente se vio inmiscuido en un supuesto (o real) tráfico de influencias por un familiar y el PRD ha estado en una larga crisis de identidad por casos parecidos -y por su cercanía al poder- al grado de quedarse sin electores que se han trasladado principalmente a Morena.  


¿Cuál partido político o cuál nivel de gobierno se salva de los señalamientos de corrupción y de impunidad y de opacidad? ¿El nivel federal? ¿Dónde está la lectura transversal que queremos hacer de todos estos hechos? La lectura transversal consiste en leer estos datos de corrupción e impunidad de partidos políticos y gobiernos a partir de las decisiones que empujaron estos políticos y sus partidos al hacer la reforma educativa y la evaluación docente con dos consecuencias punitivas: el cese cuando el docente no se evalúa o la expulsión de su grupo si no acredita en tres ocasiones una evaluación docente que está tan mal instrumentada que ha sido necesario suspenderla en el año 2016.


¿Tienen autoridad moral para redactar lo que redactaron en materia de ceses docentes o de evaluaciones obligatorias mal diseñadas y peor instrumentadas? ¿Es justo en una república que un docente que no se evalúa sea cesado de su empleo de 10 mil o 15 mil pesos mensuales mientras los responsables del Estado mexicano, los altos administradores de la nación resultan impunes con tantos secuestros, muertes, fosas clandestinas, peculado y franco y descarado robo de las arcas públicas? La respuesta es que no es justo y que lo mejor es modificar la ley del servicio docente pero los partidos políticos han negado esa posibilidad legal.


Esta es la lectura transversal que se debe hacer cada vez que salta a los medios que un político robó cualquier cantidad de millones de pesos y quedó sin castigo, y es la lectura transversal que debemos hacer cada vez que un docente es despedido por no evaluarse (en una evaluación docente que no sirve) y resulta despedido de su trabajo.

@WenceslaoXalapa






domingo, 30 de octubre de 2016

PRD Y REFORMA EDUCATIVA * Wenceslao Vargas Márquez


PRD Y REFORMA EDUCATIVA
Wenceslao Vargas Márquez
------------------------------------------------------------------------------------------------------
La reforma educativa mexicana tiene su lado más sensible en la evaluación docente. La evaluación fue cancelada para el año 2016 por inconsistencias notorias pero extrañamente se mantiene con sus mismas características para los docentes rezagados del año 2015. En términos generales los partidos políticos se han mantenido en la línea oficialista de mantener la reforma, la evaluación y sus consecuencias.

Incluso el partido Morena de López Obrador concluyó en Oaxaca en la última semana de agosto que la reforma educativa es inatacable y que debe mantenerse en sus términos pues no conviene que se dé la impresión de que el gobierno federal ha claudicado. Antes de esa fecha Morena había sostenido que luchaba por la derogación de todas las partes de la reforma educativa. Algo ocurrió durante la primera quincena de julio que orilló a este viraje inesperado de lo que se supone que es la izquierda más radical del país  (Amlo, 14 julio 2016).

Morena se colocó en el tema a la derecha de su partido colega que es el PRD pues mientras Morena niega toda posibilidad de derogación de la reforma educativa, el PRD mediante el boletín No. 250 del reciente 27 de octubre la contempla como una de las tres salidas legales posibles al conflicto que parece amainado gracias a que se supone que el gobierno federal ofreció su derogación de facto a los estados controlados mayoritariamente por la CNTE. Analistas han opinado que la especie es cierta y la desaparición del conflicto en esos estados parece confirmarlo.

Pero la legislación sigue vigente: la reforma educativa en pie y la evaluación docente obligatoria. Así el PRD propuso tres salidas legales que la CNTE debe revisar con sus bases para que una vez revisada se presente como iniciativa ciudadana. Una de éstas salidas contempla que la evaluación docente se extienda a todos los componentes del Sistema Educativo Nacional, a través de cuatro subsistemas, ante lo cual se propone reformar el artículo 3 constitucional y las leyes generales de Educación, del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación y del Servicio Docente, con lo cual se evitaría el carácter punitivo.

La segunda salida establece una reforma constitucional tanto al artículo 3 como al 73, así como reformas a la Ley General de Educación, a la Ley de del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, a la Ley de Coordinación Fiscal y la derogación de la Ley General del Servicio Profesional Docente. Ojo, una derogación. La tercera propuesta plantea reformas a los artículos 3 y 73 de la constitución que dejarían sin efecto las reformas a la Ley General de Educación de 2013, y derogaría tanto la Ley de del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, como la Ley General del Servicio Profesional Docente. Ojo, dos derogaciones y en la práctica realmente la derogación de las tres patas del banco.

Beatriz Mojica Morga, encargada de despacho de la presidencia nacional de este instituto político cuando renunció Basave lo explicaba hace tres meses: “Lo que el PRD busca es dar certeza a las y los profesores, quitando todo obstáculo que genere esta inestabilidad. En el PRD estamos convencidos que la Reforma Educativa no puede convertirse en un asunto punitivo, por eso desde hace tres semanas salimos a manifestarnos al respecto, de que ninguna reforma es a sangre y fuego, todo puede ser revisado a través del diálogo”, subrayó.

Mes y medio después de las declaraciones de López Obrador en favor de la reforma educativa, en Oaxaca, durante la última semana de agosto, se dio el encuentro ‘Hacia la cuarta república: Morena y el magisterio’. Las conclusiones (muy obvias) del encuentro no son como las del PRD en función de lo que proponen formalmente pues la línea política de Morena ya estaba trazada desde el 14 de julio. En la primera semana de octubre Morena habló de nuevo para negar la posibilidad de modificaciones (foro ‘La reforma educativa para México’, Cámara de Diputados). La diputada por Morena, Araceli Damián, criticó el trabajo del PRD al respecto recordando, además, una verdad: el PRD apoyó la reforma desde el Pacto por México del año 2012.

Por supuesto que lo que hace el PRD son apenas tres borradores que algún día se convertirán en iniciativa ciudadana. Desconozco las razones por las que el PRD no presenta iniciativa alguna a través de alguno de sus diputados.

Mientras se desahogan los trámites legislativos y ciudadanos que impulsa el PRD en disputa de votos con Morena para el 2018, a la evaluación voluntaria del año 2016 se presentaron diez mil espontáneos. Pronto sabremos cómo les fue.


@WenceslaoXalapa

domingo, 2 de octubre de 2016

CORRECCIONES A LA FILANTROPÍA DEL INEE * Wenceslao Vargas Márquez


CORRECCIONES A LA FILANTROPÍA DEL INEE

Wenceslao Vargas Márquez

La implementación de la reforma educativa y su más sensible arista (la evaluación docente) ha sido caótica; además, ha sido punitiva. Lo ha dicho el SNTE (Comité Nacional, tercera petición del comunicado del 7 de julio) y –metódicamente- la CNTE, grupo interno del SNTE. Lo hemos planteado también en este espacio.


Respecto al caos, anotamos unas pocas perlas (equiparables a las japonesas de Nikito Nipongo): a principios de 2015 se dijo que el Informe de Responsabilidades Profesionales (IRP) firmada por el director era lo más importante, importantísimo, en la evaluación docente ante la ausencia de la observación en el aula, que no se hace porque es cara; en noviembre de 2015 se dijo que el IRP ni es importante ni importantísimo, que mejor se deseche y que si la tiene el docente muy bien, y si no, también. En 2015 y antes se defendía enérgicamente el calendario inflexible de 200 días; en 2016 se defiende enérgicamente el calendario flexible de 185. A principios de 2016 se dijo que era imprescindible sumar una hora de trabajo a preescolar; a mediados de agosto la SEP dijo que era imprescindible restar una hora de trabajo a preescolar. En 2015 se dijo que lo perfecto era evaluar al docente en cuatro bellas etapas; el 25 de agosto dijo el INEE que lo perfecto es evaluar al docente en tres bellas etapas. Siempre se ha dicho (lo dice la ley) que la evaluación docente es obligatoria. El 25 de agosto dijo el INEE que la evaluación es voluntaria (para 2016). Se había dicho que la Prueba Enlace se mantuviera a lo largo del tiempo, la cortaron y crearon Planea. Se había dicho que era imprescindible que Planea se aplicara cada año, ahora es imprescindible que se aplique cada dos. Y hay muchas más pero el espacio es breve - y corremos el riesgo que desde ultratumba Nikito Nipongo reclame derechos de autor y quiera cobrar regalías.


Respecto de los “errores y pifias”, nada menos que Gilberto Guevara Niebla (consejero del INEE, 17 de julio, CDMX, bit.ly/2bp9Eq3) aceptó, “humorístico”, que todo lo han hecho mal y responsabiliza de todo el desastre a la SEP y al SNTE que “no hicieron las cosas bien”, y al Ceneval  y a Ramiro Álvarez Retana (de la SEP, “administrador que es muy bueno para ver números, mover plazas, pero nada más”). Todos culpables menos él.


Como las cosas no marchan bien en la evaluación el INEE, filantrópico, reconoció el 25 de agosto en conferencia de prensa a través de su consejera presidenta que los errores serían paliados mediante el procedimiento de declarar voluntaria la evaluación docente por única vez en 2016 pero, ¡sorpresa!, manteniéndola obligatoria a los docentes con nota Insuficiente en el proceso 2015. Nos preguntamos que si la evaluación está mal diseñada y es un error y una pifia ¿por qué se exceptúa a los docentes del 2016 pero se mantiene para los docentes Insuficientes del 2015? Es inexplicable. Un análisis de esta deplorable atrocidad filantrópica fue publicado en este espacio a principios de septiembre (cfr. La atroz filantropía del INEE).


Para corregir el caso el CEN del SNTE planteó (me atengo a la redacción del documento), no muy claramente, a la Comisión Nacional del Servicio Profesional Docente de la SEP, la magnitud del problema mediante oficio firmado el 28 de septiembre del año en curso por el Colegiado Nacional de Asuntos Laborales y Negociación. Pide el SNTE a la SEP en el párrafo tercero del documentos citado “que los docentes que no obtuvieron resultado idóneo en la pasada evaluación, se les permita participar sin ese calificativo en virtud de que los instrumentos de participación requerían optimizarse, así como perfeccionar los procesos de la Evaluación Docente”. Decimos que el planteamiento no es muy claro porque habla de Idóneos, calificativo reservado al nuevo ingreso, cuando suponemos que debería hablar de Insuficientes, adjetivo reservado al personal en servicio.

A pesar de ello un diario nacional en nota del 2 de octubre, CdMx, interpreta el oficio y el párrafo, igual que nosotros desde aquí. En la nota que se titula SNTE pide otra oportunidad para maestros ‘reprobados’, con la firma de la reportera Teresa Moreno, el diario interpreta que el SNTE pide mediante oficio del 28 de septiembre que a los docentes “se les permita volver a presentar el examen, pero sin considerar sus resultados insuficientes”. Habla de 20,769 profesores en esa situación. Coincidimos en la interpretación.


El fundamento de la petición del CEN del SNTE descansa en el cúmulo de errores que el INEE reconoció en conferencia de prensa el reciente 25 de agosto. Esa conferencia de prensa debió concluir con la presentación de algunas renuncias  pero, en fin, sabemos que de los altos administradores de la nación no se esperan esos gestos.   


En realidad la planteada por el SNTE es apenas una posible opción para corregir los errores en la evaluación docente: la participación “sin el adjetivo”, equivalente a que no valga la evaluación 2015, petición justa. Hay más opciones que ensayamos desde aquí. Otra opción, también parcial, es que si se declaró voluntaria la evaluación para docentes 2016 se declare voluntaria para los Insuficientes 2015; es el cambio de otro adjetivo. Otra opción es que se mantenga obligatoria para docentes 2015 pero que no sea numeraria, es decir que no se tome en cuenta como número 2 (segunda oportunidad). Los caminos son múltiples y desde el SNTE -y desde aquí- hay la voluntad de, sin cobrar honorarios ni turnar factura, asesorar a los especialistas a que salgan del atolladero en que se metieron y a orillarles a comprender que si por “pifia” (Guevara Niebla dixit) suspendieron la evaluación a docentes 2016 deben suspenderla para docentes 2015… exactamente por los mismos motivos.


Hay también la solución de fondo de modificar el segundo párrafo del octavo transitorio de la ley docente, pero eso pasa por el poder legislativo y ningún partido político ha dado un solo paso serio en tal sentido: ni el PRI, PAN y PRD (que firmaron el Pacto por México y la reforma educativa en 2012), ni  Morena y López Obrador (que firmaron el Pacto por México y la reforma educativa a posteriori, el 14 de julio de 2016, ante las cámaras y micrófonos de Telefórmula mientras tomaba nota un estupefacto -pero feliz- Ciro Gómez Leyva). A fines de junio del año en curso, desde estas líneas, proponíamos una redacción de modificación legal posible (Cfr. Ley docente: trece palabras).


Repasemos ahora la situación de la reforma educativa y de la evaluación docente en el país. La CNTE en Chiapas dice que está cancelada desde siempre y hasta el año 2018 gracias a una concesión verbal que se cumplirá en los hechos y que fue dada a ese estado por el gobierno federal vía el subsecretario de Gobernación, Luis Miranda Nava, ahora titular de la Sedesol.


La afirmación de la CNTE ¿es cierta o falsa? Necesitaríamos ir tres meses a Chiapas para constatar pero como no se puede nos atenemos a interpretaciones de analistas que siguen de cerca el fenómeno educativo y que dan por hecho que la respuesta es positiva, que efectivamente la reforma está cancelada expresamente y de facto en Chiapas. Uno titula su trabajo Miranda le ‘parte la madre’ a la reforma educativa, tiene fecha del 24 de septiembre último y da detalles del cómo se dio la cancelación. Otro titula al suyo CNTE-Chiapas: solución quimérica. Ambos deploran la decisión. Este último pondera si el gobierno federal cumplirá sabiendo que los gobiernos ordinariamente no cumplen sus compromisos. Aquí sí, dice Ornelas, el gobierno federal cumplirá con la cancelación de la reforma educativa en Chiapas hasta el 2018. ¿Por qué? Nos responde:


Porque el gobierno teme que la CNTE vuelva al escenario vomitando fuego.

@WenceslaoXalapa

domingo, 25 de septiembre de 2016

ITURBIDE Y LA SACRA BANDERA * Wenceslao Vargas Márquez


ITURBIDE Y LA SACRA BANDERA

Wenceslao Vargas Márquez

Sé que me excedo en la analogía, pero debe aceptar el lector que las comparaciones son, a veces, más tediosas que odiosas:

Saulo (en Hechos 22) recibía el mandato de perseguir cristianos para el castigo, por heterodoxos. “4) Perseguía yo este Camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles a hombres y a mujeres, 5)  (…) e iba a Damasco para traer presos a Jerusalén aun a los que estuviesen allí, para que fuesen castigados. 6)  Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo”. Y esa luz transformó a Saulo, y declaró amigos a sus enemigos y se convirtió a las enseñanzas de Cristo; aún ignoramos cuánta influencia hubo aquí para el rumbo del cristianismo y la marcha religiosa de Occidente. Es la conversión de Saulo en el camino de Damasco.


Iturbide, nacido un 27 de septiembre, perseguía, por heterodoxos, a insurgentes a nombre del gobierno virreinal y viajaba al sur para traerlos a México a un merecido castigo. En el camino al sur, para combatir al insurgente Guerrero, aconteció que declaró amigos a sus enemigos y dio el viraje decisivo para que se lograra la independencia política de México respecto de España. Vigorosos solecismos de bronce en los parques (sin el adjetivo en plural, la frase es de Thomas Carlyle) han hecho de Hidalgo el héroe de nuestra independencia política.

Realmente no hay elementos para afirmar que la independencia de México la hizo Hidalgo. Hidalgo comenzó en 1810 una lucha que en 1821 no tenía ya futuro militar aunque Guerrero y Victoria siguieran con guerrillas. Con la muerte de Morelos y con los métodos atroces de Calleja y su espada, más los métodos suaves de Apodaca y sus indultos, la insurgencia perdió vigor. Iturbide iba rumbo a Damasco a cazar enemigos cuando cambió el rumbo de nuestra historia al planear el diálogo con Guerrero en Acatempan, Teloloapan e Iguala. Es el constructor de la independencia desde cero.  


En las recientes fiestas patrias un presidente municipal militante del PRI en Tabasco echó porras y vivas incluso a sí mismo pero ni él ni nadie en el horizonte nacional tuvo un viva para Iturbide. Iturbide fue borrado de nuestra historia oficial. Es tan maldito como Santa Anna o como Huerta. Erróneamente el conteo de nuestros años de independencia respecto de España parten de 1810 cuando deben contarse desde 1821 en que la independencia se consumó materialmente, e incluso desde 1836 en que España por fin la reconoció con la muerte de Fernando y el ascenso de Cristina al trono español.


Borraron a Iturbide de nuestra historia y del himno nacional que mandó hacer Santa Anna en 1854 (himno donde Santa Anna también tuvo su renglón como “el guerrero inmortal de Zempoala”). Dice, sigue diciendo, la prohibida estrofa VII: “Si a la lid contra hueste enemiga,  nos convoca la trompa guerrera,  de Iturbide la sacra bandera,  mexicanos, valientes seguid.  Y a los fieles bridones les sirvan las vencidas enseñas de alfombra; los laureles del triunfo den sombra  a la frente del bravo adalid”. Prohibido cantarla bajo pena de 36 horas de cárcel


Es dudoso que Iturbide haya pertenecido a la masonería. En su lista de masones prominentes, Lorenzo Frau (en su Diccionario Enciclopédico de la Masonería), hace aparecer a Iturbide en el primer lugar cronológico como masón. Othón Arróniz, en su obra Los Tratados de Córdoba (2010), analiza la influencia de la masonería en esos tratados entre O’Donojú e Iturbide en 1821 para consumar la independencia. Cita a Primitivo Ibáñez quien menciona a Iturbide como masón en su obra La masonería y la pérdida de las colonias (Burgos, 1938).

No hemos podido revisar directamente la obra de Ibáñez. Escribe Arróniz acerca del tratado de Córdoba, Ver., de 1821: Algún liberalista sugirió que este encuentro en el Portal de la Gloria cordobés había sido, por debajo de las apariencias, un rito masón entre dos grandes personalidades de las Logias hispanoamericanas. No hay ningún documento que nos permita afirmarlo”. Efectivamente, ningún documento hay, como ningún documento tenemos del caso de Hidalgo o de Morelos. No sabemos las fuentes informativas ni de Frau ni de Ibáñez. Por cierto que Arróniz nos da el nombre propio de quien, después de O’Donojú, sería designado por España como nuevo virrey y que nunca pudo viajar a México. O’Donojú no fue el último.


Un  Iturbide masón habría pertenecido al rito escocés (no confundir con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, REAA, existente hasta hoy desde que se reconstruyó en 1865 bajo el imperio de Maximiliano) pues el yorkino se fundó formalmente hasta septiembre de 1825. Además, si hubiese sido masón escocés es inexplicable que entrara en conflicto con el congreso de notoria mayoría escocesa, problema que lo llevó primero a la clausura del propio congreso el 30 de octubre de 1822, después a la abdicación de la corona en marzo de 1823 y finalmente al cadalso en Padilla, Tamaulipas, en 1824.


Un autor, Timothy Anna (en El Imperio de Iturbide, Conaculta) refiere la desazón que las logias escocesas provocaban en el emperador. Los últimos meses de 1822 y los primeros meses de 1823, añade Anna,  presenciaron un crecimiento espectacular en las logias antiiturbidistas, escocesas y masónicas, dirigidas por los republicanos que recién habían vuelto: “Aun cuando la mayoría del ejército era leal a Iturbide a fines de 1822, las logias se convirtieron en centros que estimularon un sentimiento antiiturbidista entre estos oficiales. En suma, el sentimiento republicano recibió un fuerte ímpetu en el periodo inmediatamente posterior a la elección de Iturbide como emperador”.


Es difícil sostener documentalmente a Iturbide, Hidalgo o Maximiliano en las logias. Es relativamente fácil, en cambio, sostener documentalmente la pertenencia a las logias masónicas de Santa Anna o Victoriano Huerta o Carlos Salinas. Iturbide hizo la independencia mexicana, hizo su imperio de un año, adulado por casi todos. Fue derrocado y exiliado a Italia. Volvió y fue fusilado en Tamaulipas en 1824. Murieron fusilados tres héroes (Hidalgo, Morelos, Iturbide) para que México naciera. Hoy (sigo de nuevo a Carlyle bajo paráfrasis constructiva) la democracia y las urnas son nuestra resignación porque no hallamos héroes que nos dirijan. Nuestras lánguidas opciones son el PRI, el PAN y el PRD (con sus deplorables y crematísticos satélites) y el inefable Morena. No tenemos más.


Iturbide fue borrado de la historia, borrado de los vivas del 15 de septiembre, borrado del himno y borrado del mapa: alegando cualquier cosa el gobierno instaló una presa en 1971 (llamada curiosamente Vicente Guerrero) y borró del mapa la región tamaulipeca donde fue fusilado. Inundó Echeverría a Padilla, lugar de la muerte de Iturbide, menos por resolver un problema hidráulico, más para borrar su recuerdo.


Además, si la reforma educativa ha sido mal diseñada y peor ejecutada (lo ha dicho Schmelkes), y si la evaluación docente del 2015 fue la “pifia” que ya dijo Gilberto Guevara Niebla (consejero del INEE, bit.ly/2bp9Eq3) ella debe cancelarse en 2016, por las mismas razones, tanto a los docentes del 2016 como a los docente insuficientes del 2015. O que sea obligatoria pero no numeraria.

@WenceslaoXalapa